Ortega apuesta gobernar Nicaragua hasta el 2022

Rosario Murillo y Daniel Ortega. Managua, 7-7-2018. Foto: el19digital.com

 

HAVANA TIMES – El presidente Daniel Ortega rechazó hoy en Managua adelantar las elecciones de 2021 como una salida a la peor crisis política de Nicaragua en las últimas cuatro décadas y fustigó duramente a sus adversarios, a quienes calificó de “asesinos” y “golpistas”, reportó dpa.

“Ya habrá tiempo para las elecciones tal y como lo manda la ley, todo tiene su tiempo”, dijo Ortega al lado de su esposa y poderosa vicepresidente Rosario Murillo, durante una concentración de miles de simpatizantes en Managua. 

“Las reglas no pueden venir a cambiarlas de la noche a la mañana simplemente porque se le ocurrió a un grupo de golpistas. Si los golpistas quieren llegar al Gobierno que busquen el voto del pueblo”, dijo Ortega. 

Simpatizantes del gobierno Ortega-Murillo en la concentración del 7 de julio de 2018.  Foto: el19digital.com

“Ya habrá tiempo para las elecciones tal y como lo manda la ley, todo tiene su tiempo”, añadió.

La decisión de Ortega contradijo lo que supuestamente había acordado con representantes del gobierno de Estados Unidos hace varias semanas.  En aquel momento circuló varias versiones de que Ortega accedió hacer elecciones adelantadas en marzo 2019, pero nunca fue oficializado, solo especulación.

La Conferencia Episcopal, mediadores en el Dialogo Nacional, habían preguntado directamente a Ortega hace un mes si estaba dispuesto a adelantar las elecciones. Hasta hoy, no había contestado.

En una aparente alusión a los obispos, Ortega rechazó a “aquellos que lanzan maldiciones y nos sentencian en nombre de instituciones religiosas”.

La culpa es de los que protestan

Los opositores de Ortega hicieron una cadena humana de varios kilometros el miercoles 4 de julio.

Ortega fustigó a la “derecha golpista” que protestan contra su gobierno y los culpó por los mas que 300 asesinatos y 1,500 heridos ocurridos en el país desde mediados de abril, al contrario de todas las organizaciones de derechos humanos nacionales e internacionales que culpan mayoritariamente a la policía y paramilitares armados por el mismo gobierno.

El comandante recordó a los asistentes que Nicaragua venía progresando antes de que los “sembradores del odio” intentaron destruir el país. “Venía avanzando y venía creciendo económicamente en paz y con seguridad, un ejemplo Nicaragua, un ejemplo. Un país con pocos recursos, muy pobre cierto, pero con su propio esfuerzo, y con cooperación internacional, y pueblos hermanos solidarios, de organismos internacionales, Nicaragua creciendo”. Mencionó las buenas carreteras que el gobierno había construido para los campesinos.

“Hay quienes piensan ponerle nuevamente las cadenas al pueblo. Hay quienes se imaginan que porque la inmensa mayoría de nuestro pueblo es trabajador, honesto, humilde, confunden la humildad con la ignorancia, confunden la humildad con la cobardía, y este es un pueblo humilde pero digno, humilde pero valiente, un pueblo que ni se rinde ni se vende”, añadió Ortega en su discurso.

“Estamos librando en estas semanas, en todos estos días, librando una vez más una batalla por la paz, una batalla por la paz, por un lado los sembradores de la cizaña que señalaba Cristo, por ahí andan”.

“Son los que siguen el ejemplo de Caín que asesinó a su hermano Abel, y cuántos Caínes, cuántos Caínes financiando el terrorismo, cuántos Caínes financiando los tranques, para que las familias, para que las comunidades, para que las comarcas, para que los municipios se ahoguen, se desesperen y se rinden y no se dan cuenta que este pueblo no se rendirán jamás!”, resaltó el Presidente Daniel.

El “repliegue” no se hizo

Habitantes de Masaya.   Foto de archivo: Manuel Esquivel / laprensa.com.ni

Mientras tanto, en Masaya, 27 kilómetros al este, manifestantes antigubernamentales recorrieron la ciudad exigiendo la renuncia de Ortega y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo. También pidieron justicia para las víctimas de la violencia policial y paramilitar.

Los manifestantes antigubernamentales, que mantienen virtualmente ocupada la ciudad, advirtieron hace un mes que no permitirían el ingreso de Ortega y de sus simpatizantes en caso de que se realizara la conmemoración del “Repliegue”, la emblemática marcha que, de último hora, el Frente Sandinista suspendió por primera vez en 39 años debido a la crisis política.

El “Repliegue a Masaya” es un recorrido anual de miles de sandinistas desde Managua a la vecina ciudad en recuerdo de una histórica acción guerrillera, a fines de junio de 1979, tres semanas antes de la caída del dictador Anastasio Somoza Debayle.

Marchas antigubernamentales tuvieron lugar hoy también en Granada, Moyogalpa y Rivas, informaron medios de prensa.

Un comentario sobre “Ortega apuesta gobernar Nicaragua hasta el 2022

  • Tendran que inventarse otro discurso los dicipulos castrista esto ya es harto conocido vasta de babosadas y culpar al Imperio de ingerencia , cuando Cuba a sembrado todo lo que se esta viendo en A L .

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.