¿Puede el fundamentalismo religioso frenar el matrimonio igualitario?

Por Susana Hernández Martín  (El Toque)

Foto: Claudia Rodríguez Herrera

HAVANA TIMES – En Cuba a nadie se le ocurriría exigir, al menos en espacios públicos, que las mujeres ganaran menos dinero que los hombres por el mismo trabajo o que los bares se reservaran el derecho de admisión según el color de la piel de los clientes, a pesar de que persisten cotidianas expresiones de machismo y racismo.

La razón es sencilla: desde el triunfo de la Revolución de 1959, en el Archipiélago es políticamente incorrecto discriminar por género o raza. Por lo tanto, a pesar de que existe una legislación deficiente para castigar la violencia por esos motivos, en el imaginario popular está clara, al menos, la idea de que son actos reprobables y censurados en los espacios de socialización colectiva. Sin embargo, pareciera que la misma regla no se aplica en todos los escenarios.

La reciente Declaración Oficial de cinco denominaciones religiosas cubanas, que públicamente condenan el derecho de las personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero, intersexuales, queer y otras, a contraer matrimonio, demuestra que opinar desde la discriminación todavía es aceptable para un grupo de personas; aunque desde hace 11 años el Gobierno y el Partido Comunista de Cuba han respaldado el trabajo del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) en favor de plenos derechos de la comunidad LGBTIQ+.

A la carta, publicada en el perfil de Facebook de la Iglesia Metodista en Cuba y que desde hace varios días genera reacciones diversas en las redes sociales, le siguió una convocatoria a marchar en favor de los valores tradicionales de la familia, por la misma calle 23 por la que durante años se ha bailado conga contra la discriminación hacia las personas con sexualidades no heteronormativas.

Ambas acciones aparecen en un momento crucial, en el que una de las principales incertidumbres en torno a la reforma constitucional es, a falta de más y mejor información, si por fin incluirán el matrimonio igualitario en la propuesta.

Esta no es la primera vez que las iglesias con posiciones más conservadoras se pronuncian sobre el asunto.

En el año 2008, con motivo de las nacientes Jornadas Cubanas Contra la Homofobia y la Transfobia organizadas por el Cenesex, la propia Iglesia Metodista en Cuba, así como la Iglesia de Dios del Evangelio Completo y las convenciones bautistas Oriental y Occidental, emitieron tres documentos en los que defendían el concepto del matrimonio bíblico conformado por un hombre y una mujer, y su interés por que se mantuviera de esa forma en el Artículo 36 de la Constitución de la República de Cuba.

Esta sí es, por el contrario, la primera vez que se unen varias denominaciones en un mismo frente de activismo religioso, lo que demuestra que el movimiento fundamentalista, que muchas personas creían disperso, ha sido capaz de agruparse y manifestarse ante una coyuntura en la que considera amenazado uno de los pilares esenciales de su credo.

La oposición de las iglesias al reconocimiento de los derechos de los colectivos LGBTIQ+ es tan antigua como las instituciones religiosas, y si en Cuba no se ha manifestado con más fuerza se debe, entre otros factores, y en criterio de quien escribe, al papel más bien discreto y secundario que han tenido las organizaciones basadas en la fe en la vida pública y mediática de una nación laica como la nuestra, junto al carácter del movimiento por los derechos sexuales en el país, nucleado por una entidad estatal y con un tono moderado y avances muchas veces ambiguos.

En los últimos años también el contexto religioso cubano ha experimentado cambios importantes con la aparición de posiciones cada vez más progresistas, como lo evidencia el nacimiento en el año 2015 de la Iglesia de la Comunidad Metropolitana en Cuba (ICM), que según su pastora Elaine Saralegui Caraballo, practica un ministerio radicalmente inclusivo hacia las personas LGBTIQ+ y defiende el derecho que tienen a vivir su sexualidad sin el estigma con que la tradición cristiana los ha cubierto.

La propia ICM ha reunido a pastores y pastoras de diferentes iglesias que comparten su lectura desprejuiciada de la Biblia durante las Jornadas socio-teológicas “Género y sexualidades no heteronormativas” que celebra desde 2014 en el Seminario Evangélico de Teología de Matanzas.

Para activistas a favor y en contra del matrimonio igualitario, la declaración de las iglesias protestantes plantea un conflicto evidente: según la actual Constitución cubana, el Estado reconoce y garantiza la libertad religiosa y la libertad de expresión (esta última conforme a los fines de la sociedad socialista) pero ¿qué sucede cuando en nombre de esas libertades una institución desafía lo que el propio Estado ha decretado como justo y necesario para sus ciudadanos y ciudadanas? ¿Puede una organización exhortar públicamente a la violación de los derechos humanos que el Estado tiene la máxima responsabilidad de proteger?

Aun cuando no sabemos si la propuesta de reforma constitucional contemplará por fin el matrimonio igualitario –escenario en el que las iglesias signatarias de la carta parecen tener una fe que nadie agradece tanto como los y las activistas– hasta la fecha todo indica que se han dado pasos irreversibles en el camino de la inclusión social plena de las personas LGBTIQ+.

En lo adelante, tendrán que materializarse las transformaciones necesarias para lograrlo y garantizar, de paso, que quien quiera hablar sobre el tema desde el odio o la violencia tenga que hacerlo donde nadie lo escuche.

 

8 comentarios sobre “¿Puede el fundamentalismo religioso frenar el matrimonio igualitario?

  • No hace falta absolutamente ninguna fundamentación religiosa para no acceder a lo que es un absurdo por la propia naturaleza del matrimonio. Y esto no tiene nada que ver con discriminación. Todos los ciudadanos deben ser iguales ante la ley. Punto. Vuelvo a preguntar ¿Cuál es el objetivo real de tanta insistencia con una unión que no cumple con lo que sustenta el matrimonio desde el punto de vista jurídico, que es la protección de loas futuras generaciones? No se trata de “aceptar la diversidad”, puesto que una relación gay no es nada diverso , sino entre iguales. Esto es solo parte de un problema que se llama “ideología de género”. Hoy es el matrimonio, mañana la imposición a los niños en los currículos escolares (En Perú ahora hay una verdadera batalla entre estos ideólogos y los padres, que han creado un movimiento llamado “Con mis hijos no te metas” ); pasado que la gente diga que se percibe como un animal y haya que aceptárselo; después la retirada de la presunción de inocencia a los hombres; la ley del consentimiento sexual que tratan de pasar ahora en España; después la no aceptación de la evidencia empírica o científica que se cambia por una ideología que se va a tratar de imponer desde el estado. Es una escalada progresiva de ingeniería social deconstructora de nuestra civilización y nuestros valores que esá utilizando a las minorías conflictuadas como sujeto del cambio. Se llama “marxismo cultural o neomarxismo”. No se dejen engañar. Vayan a youtube y miren los videos de lo que pasa en España, Argentina y Perú.

    Respuesta
  • Usualmente me da lo mismo que las personas crean o no en dioses. SI usted prefiere que su vida mejorará por oraciones, tirar calabazas al mar o dejar podrir un pollo en una ceiba…es su problema, aunque odio a las ceibas por las pestes de las “ofrendas”.
    Pero otra cosa es cuando la institución “iglesia” comienza a organizar y a crear campañitas que no son más que una forma de controlar a sus feligreses.
    En fin, esperemos que todas esas campañas contra el matrimonio gay (¿que carcaj le interesará eso a las iglesias?) no lleguen a ningún resultado.
    Y que no les de por lo del aborto. QUe mira como la bruja de la mujer de Ortega logró prohibirlo en Nicaragua y ver alegremente como mueren miles de mujeres por su causa. Lástima que haya infierno

    Respuesta
  • No se por que se le llama fundamentalismo a la opinion de un grupo de personas que tienen todo el derecho del mundo a opinar publicamente.

    Yo no siento ningún respeto por el sentimiento religioso, me parece una estupidez, siento el mismo respeto por quien cree en jesucristo que quien cree en las hadas madrinas, en yemayá o en el espíritu eterno de la mamá de Bambi, ninguno.

    pero respeto al maximo y defiendo que las personas tienen todo el derecho del mundo a creer en lo que les de la gana y desde su creencia exponer su opinion, como mismo yo tengo todo el derecho del mundo a creer que su creencia es estúpida y combatirla con mis argumentos aunque se molesten.

    igualmente creo que solo los religiosos fanáticos son honestos, si crees realmente en dios y en alguno de los muchos libros que dicen contener su palabra, entonces solo cumplir a rajatabla tal texto es honesto.

    no se si en la biblia se dice algo en contra del homosexualismo, ojalá alguien me aclarara eso, pero si lo dice y eres cristiano tienes q estar en contra del homosexualismo, si no lo estás entonces ya no eres cristiano. simple.

    mi opinion, el matrimonio como cualquier otro contrato entre partes debe ser posible con independencia del genero de las partes, incluso creo que no hay razon ninguna para que no sea legal la poligamia o el incesto.

    Respuesta
  • repatriado:

    En varias partes de la Biblia se condena explícitamente la homosexualidad, a la que se llama “sodomía”. Es por ello, por ejemplo que la iglesia católica ni los casa ni les permite comulgar, porque considera que están en pecado mortal, aunque pueden participar de la misa como todos los creyentes. Aquí el problema es que las iglesias protestantes de Cuba, hace rato que son un apéndice de lo que diga el gobierno, que se opone al matrimonio gay como mismo se opuso a que condenaran en la ONU a los paóises que los cuelgan de las grúas. Su alegato donde mencionan a los líderes históricos tiene , en lo que al matrimmonioo gay respecta, el mismo valor que la estupidez de Mariela que dijo que no lo permitían “porque no nos gusta copiar”. Dos chorradas de antología. Mi oposición- porque soy contrario completamente- al matrimonio gay viene por razones muchísmo más serias y de muchísimo más peso.

    Respuesta
    • pues si la biblia condena la sodomía de modo explícito de verdad no sé como alguien puede ser cristiano y no condenarla, sino estaríamos ante una religión personalizada donde se escoge lo que gusta y lo otro se desecha, eso me parece poco honesto, tampoco veo por que una religion con una palabra escrita deba modificarse con el tiempo, hasta q dios no rectifique supongo que ningun cristiano puede rectificarlo ¿no?

      Las iglesias evangelicas que están entrando con el alma llena de dolares me aterrorizan, están creando la futura derecha conservadora cubana.

      Podrías explicar por que te opones al matrimonio gay?

      Respuesta
  • Jorge Alejandro
    El matrimonio!!!????
    Quien se atreve a hablar del matrimonio como la sagrada institución que salvaguarda a la familia, que su propósito es garantizar la vida de su prole y se concibió sólo con ese propósito, nunca ha estudiado el surgimiento de esa institución. Tampoco ha estudiado el surgimiento de la familia que es una institución mucho anterior al matrimonio y el concepto de familia ha ido variando en el tiempo desde una comunidad de muchos miembros sin prevalencia patriarcal -mas humana e inclusiva- hasta la familia actual concebida por el cristianismo y oficializada por ese ACTO CONTRACTUAL ECONOMICO que es el matrimonio, una declaración de derechos económicos aceptada por las partes.
    Para fusionar riquezas hoy y antes, reinados, se usó imprescindiblemente el matrimonio santificado por el Papa, o el Obispo o el presbítero…
    No es esa institución la que garantiza la Unión de por vida, “hasta que la muerte nos separe” Qué hay de la infidelidad conyugal? De la Patria Potestad, de la custodia de los hijos, de la repartición de los bienes gananciales? Dónde quedó el amor y la preservación de la vida? La iglesia inventó el matrimonio que garantizaba la salvaguarda de los bienes.
    Nunca ha aceptado el divorcio y no por ello, deja de haber divorcios.
    Todo eso es una gran hipocresía y por eso no apruebo el matrimonio igualitario como tampoco le concedo importancia al clásico.
    Si le otorgo aprobación al igualitario sólo es para que se admita legalmente las uniones de personas con independencia de su sexo biológico, porque no son diferentes, son seres humanos iguales que los demás y no como el nazi-fascismo y otras ideologías totalitarias, que los condenan, si no puede ser a la muerte, a ser desterrados de por vida en su propia casa, escuela, trabajo y hasta en la tierra y la Patria que los vio nacer y NO ES JUSTO!!!!

    Respuesta
  • Para entender estos asuntos hay que leer, adquirir conocimientos, pero el ejercicio de leer sólo está destinado a muy pocos de todos los que pueden hacerlo. La mayoría se circunscribe a leer las breves noticias deportivas, los cintillos de las demas noticias y los clasificados. Desprecian aquello que Sócrates (que no lo conocen porque no vive en su cuadra) decía al afirmar que “el conocimiento es la virtud y sólo si se sabe, se puede divisar el bien” Cómo esperar que divisen, entonces, el bien y opinen y aconsejen para el bien de todos?

    Respuesta
  • Esa protesta de los religiosos ante la posibilidad del matrimonio homosexual esta permitida y avalada por el gobierno. En un pais donde el activismo es tan criminalizado resulta bien raro que permitan el anti LGTB. No? Al final no sera aprobado el matrimonio LGTB porque diran no hay un consenso social, algo paradojico en un pais que se muve a punta de decreto, cuando en realidad soapecho es para complacer al Papa y camino de su apoyo ante la comunidad international. El Pap tan directo con todo y tan dulce y silencioso con el regimen de La Habana…

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.