El Gobierno cubano y su batalla contra la prosperidad

“Su virtud inherente es la distribución igualitaria de la miseria” -Winston Churchill sobre el comunismo.

Por Repatriado

Parque Central, La Habana. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES – Casi un año hemos tardado en descubrir que estaba haciendo el Gobierno luego de que sin previo aviso detuviese la concesión de permisos para trabajar por cuenta propia.

Acaban de publicar las nuevas normativas que impondrán a la vez que anuncian tardarán seis meses más antes de recomenzar el otorgamiento, seis meses más sin nuevos permisos, ni emprendimientos, ni inversiones, ni empleos.

Es difícil entender cómo deciden detener el desarrollo del sector más dinámico de la economía y que emplea al 13% de los trabajadores. En otro lugar esto provocaría masivas protestas, nosotros nos limitamos a lamentarnos, en voz baja y midiendo las palabras.

Oficialmente se dijo que el parón se debía a que el Gobierno necesitaba reorganizar el sector. Nunca se dijo que significaba esa reorganización, por qué había que detener la entrega de permisos para reorganizar, cuanto tiempo iba a durar el impasse que muchos pensaron era definitivo, y por supuesto, no dejaron de cobrarse los préstamos dados por el banco estatal a los emprendedores, quedando muchos endeudados y con los negocios listos, pero sin poderse inaugurar por no haber permiso.

Conozco el caso de una familia que estaba preparando su casa para alquilar a extranjeros, como no pudieron obtener el permiso hubieron de vender el carro familiar para pagar el préstamo que les había hecho el propio estado que ahora no les dejaba trabajar.

De lo que vamos sabiendo podemos destacar el hecho de que los dueños de Paladares ya no podrán a su vez tener un espacio dedicado a la venta de dulces o utilizar el local como bar y área recreativa, habrá una licencia específica para cada una de estas actividades que serán incompatibles entre sí.

Queda prohibido ejercer más de una actividad por cuenta propia, lo extraño es que el pluriempleo sí está permitido en el sector estatal de la economía, y no solo eso, se puede trabajar para el Estado y a la vez tener una licencia para trabajar por tu cuenta. Pretenden así detener la acelerada polarización clasista de la sociedad cubana, y como siempre, igualan hacia abajo.

El delicado tema de la comida vuelve atrás, no se darán más permisos para la comercialización de productos agrícolas, se retorna al absurdo sistema centralizado conocido popularmente como Acopio, el cual funcionó durante décadas y es una de las razones por las que la agricultura cubana solo produce en cantidad suficiente marabú y otras yerbas malas.

A primera vista la carga impositiva se modifica poco, eso sí, hay que esperar que comiencen a implementarse estas medidas para ver realmente cuanto es el poco, de entrada, se elimina la exoneración fiscal para los primeros cinco trabajadores contratados, y aquellos emprendedores que logren prosperar y contratar a más trabajadores pagarán más impuestos, si contratas a más de 20 trabajadores pagarás 6 veces más impuestos por cada persona contratada. Al contrario que en el resto del mundo, y siendo un país donde la juventud sueña con emigrar, se incentiva la no contratación.

Marx habló del ejército de desocupados que creaba el capitalismo, me pregunto cómo llamaría al ejército que crea este comunismo.

Otros gobiernos al menos dan la imagen de querer facilitar la prosperidad de los ciudadanos que los eligen, nosotros, quizás porque no elegimos nuestro gobierno, tenemos que soportar que legisle buscando impedir cualquier prosperidad personal y se vanaglorie de ello, cito a la viceministra de Trabajo y Seguridad Social, “Hay trabajadores que tienen una cafetería y al mismo tiempo tienen licencia de manicure o de fregador de auto, o de productor-vendedor de calzado. Eso no es posible. En la práctica, es un dueño que tiene muchos negocios, y esa no es la esencia y el espíritu del TCP (Trabajo por cuentapropia), que consiste en trabajadores ejerciendo cotidianamente su actividad”.

Se confirma que lo que buscan es abrir solo un poco los grilletes con que nos atan, lo suficiente para que podamos sobrevivir fuera de la ineficiente economía estatal, pero no lo suficiente para que podamos aspirar a salir de la miseria que parecemos merecer.

A nuestro gobernante, ¿Raúl? ¿Diaz-Canel? que algunos ciudadanos puedan vivir fuera del control estatal, un poquito al menos, parece que le incordia o le atemoriza, y solo lo permite a falta del patrocinador externo que siempre ha necesitado el sistema cubano para mantenerse.

No hay el menor indicio de que esta modalidad laboral implique una actitud menos totalitaria, la prioridad continúa siendo mantener el poder para seguir repartiendo la miseria entre los de abajo, que de la riqueza ya se encargan ellos.

5 comentarios sobre “El Gobierno cubano y su batalla contra la prosperidad

  • repatriado, recuerdo aquella frase que dice: independencia económica es independencia política.

    El gobierno cubano NO QUIERE que la gente tenga independencia económica precisamente por lo que esto conlleva, que se el individuo se destete del estado y comience a trazar o al menos planificarse, billete en mano, su propio rumbo o destino. Cualquier apertura o cambio en Cuba ha venido siempre de la mano del estado, como y cuando el estado ha querido o le ha convenido, simplemente se le informa al pueblo que esto ya no va a ser así sino que será asado o que esto deja de existir o que a partir de hoy esto se hará de tal manea sin que medien opiniones.

    Ningún cambio ha ido nunca de la mano del pueblo o a pedido del pueblo o por necesidad del pueblo y cualquier cosa se ve como prebenda o castigo y nunca como un proceso o derecho.

    El estado puede, en cuanto lo decide, despojar de todo a un ciudadano, un barrio, una comunidad, un ciudad o un país de lo que considere ser despojado.

    No espere milagros, al menos en materia de libertades, aperturas y oportunidades. Si espere mucha perfección en cuanto a propaganda, control y censura.

    Respuesta
  • Repatriado, no sé si recuerdas el programa de la TV cubana “pateando la lata”, allí había un personaje ( una especie de sheriff o algo así) que cada vez que aparecía gritaba: -que nadie toque nada, solo yo puedo tocar!!!; pues bien, todas esas normativas que se pregona tienden a “evitar” el enriquecimiento de un sector de la población y “reorganizar” (que tendrían que empezar por botar a un montón de inspectores descarados que “a la cara” exigen sobornos a los cuentapropistas) es , como bien dices, HACIA ABAJO, porque con los hijos y nietos de la claque nadie se mete, ellos llevan sus buenas paladares, casas de alquiler, clubes de motos y demás viento en popa.

    Respuesta
  • Amigo Repatriado, este Gobierno se resiste al crecimiento del sector privado, jamás cambiara, ya nos tiene convencidos de esa incapacidad. Tres décadas en Viet Man y 4 en China, con saltos económicos increíbles, claro que los convence de su factibilidad, pero saben que somos occidentales y tras la libertad económica reclamaremos con más fuerza que los asiáticos la libertad política, la democracia. Por eso ni por su nombre lo llaman y usan un eufemismo, cuentapropista. Es una batalla larga, dura y necesaria, que no tiene otra forma para ganarse que no sea con “todo incluido”: todas las libertades y derechos.

    Respuesta
  • Meresbala, hay un disgusto enorme con las nuevas regulaciones, estoy esperando a ver si los boteros vuelven a hacer algún tipo de protesta como la que amagaron la última vez que trataron de controlarlos.

    Kamikaze cual de los herederos tiene un club de motos??? No hay mejor aval en este país, y en muchos otros, que un buen apellido, puedes visitar el selecto spa que un Almeida tiene en el vedado, hecho en una “casita” que estaba destruida.

    Osmel tienes mucha razón en cuanto al planteamiento de la diferencia entre occidentales y orientales con respecto a la democracia, la cultura oriental es mucho más colectivista, su filosofía y los totalitarismos compaginan mucho mejor que el individualismo humanista occidental nacido en el renacimiento. En psicología eso se llama “distancia de poder”, en la cultura occidental es muy corta, el pueblo está acostumbrado a la cercanía con sus líderes, en oriente es extensa, los lideres son seres lejanos y venerados.

    Eso sí, Japón y korea del sur son ejemplos de que la democracia es perfectamente acomodable a cualquier cultura siempre que haya un liderazgo democrático y no uno populista.

    Respuesta
  • Completamente de acuerdo. Me gustó el modo de definirlo en la psicología, como explicas, duistancia del poder. Solo que en vez de nacido en el renacimiento fue renacido o revivido, y poco a poco perfeccionada. Nos viene de Grecia y Roma, con sus problemas claro. Porque problemas todavía tenemos con la democracia y tal vez tengamos siempre. Es una eterna batalla.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.