Quien solo ve azul pierde otros colores

Por Jancel Moreno

HAVANA TIMES – Sin duda, Cuba está en un momento trascendental; la nueva Constitución propone un cambio social que dará un giro de 180 grados a como vemos la sociedad actual.

La homosexualidad, como otras conductas del ser humano forma parte de algo superior, la sexualidad humana. Por más que nos enfoquemos en mirar la sexualidad sana entre hombre y  mujer nos es imposible, porque entre las parejas heterosexuales también existen prácticas que para muchos resultan impropias.

Cada persona debe ser libre de vivir como desee, aunque entiendo que a veces esa libertad afecta a otros que nada tienen que ver. Para evitar esas situaciones existen y deberán existir regulaciones legales que mantengan la moral, la ética y el respeto social.

Definir a un homosexual como un enfermo debería ser penado, y menos mal que dentro de poco lo será, como lo es denigrar a una persona por su color o procedencia.

Cerrar a la comunidad LGBTI en adjetivos como promiscuos, locos, prostitutos, degenerados, incluso compararlos con la pedofilia o la zoofilia, me parece algo absurdo. Aunque respeto y entiendo a veces a los que piensan así, yo no me enamoro de un niño, ni tampoco de un perro, yo me enamoro de un hombre. Son conductas bien diferentes que nada tienen que ver.

También pensar que los gays y lesbianas pretendemos que todo el mundo sea LGBTI, es un error; señores, como al más heterosexual no le gustan todas la mujeres, al gay tampoco le gustan todos los hombres. Y sí, puede que más de uno piense que sería divertido que todos sean gays y lesbianas, o mejor aún bisexuales, pero no todos pensamos así.

Como decía antes, calificar a los homosexuales de promiscuos es un gravísimo error. Es cierto que son muchos los que practican cierta promiscuidad, pero repito, no todos. Además, que no solos los gays son promiscuos ¿Qué esperar de una sociedad en que el hombre con muchas mujeres es un salvaje o un tronco de macho, y la mujer con muchos hombres es una fácil, una jinetera o una puta? ¿Qué quedará para los gays entonces?

Tampoco niego que ciertas actitudes adoptadas por los LGBTI son bochornosas y justifican en cierta medida el rechazo social más de una vez, por ejemplo el gay o la lesbiana que piensa que quien se le acerca es porque quiere tener sexo, está en un error que desgraciadamente nos aleja de lo que defendemos.

El matrimonio entre personas del mismo sexo es un tema bien polémico. Cientos de argumentos están en contra y otros tantos a favor. He tenido la oportunidad de leer algunos, y la verdad, muchos me parecen bastante inconcluyentes y llenos de prejuicios y fantasías muy alejadas de la realidad.

Es cierto que en Cuba esa modificación al matrimonio tiene un trasfondo más bien político, pues el Gobierno se disfraza entonces de moderno, progresista e inclusivo cuando los de adentro sabemos que no es así. Pero como LGBTIs debemos aprovechar la oportunidad que se nos ha dado, dialogar con la sociedad no es hacer una campaña de lástima y pena.

Es reclamar la posibilidad, el derecho de que cuando quisiéramos, nos paremos frente un altar a dar el ¡si quiero! al hombre o la mujer que ames. Más que una ceremonia, es tener obligaciones legales que compartir con esa persona, es tener derecho sobre bienes adquiridos por la pareja, derechos sobre decisiones de salud y decisiones legales como las demás parejas.

Hay personas que se preguntan si la comunidad LGBTI estaría a favor de la pedofilia, la zoofilia y otras prácticas sexuales.

Como activista LGBTI creo en la libertad de cada ser humano mientras no dañe a otros, en el caso de la pedofilia, si no se daña al menor, si la familia acepta y todo marcha bien, ¿Por qué no? Si un hombre o una mujer sienten atracción sexual por un animal, y repito no se daña al animal, ¿Por qué no? Entiendo que sea bien complicado este asunto, pero la solución es fácil, el mundo va cambiando, las personas también y, por ende, las sociedades, no se trata de aceptarlo todo, sino de aprender a vivir con lo diferente, y, sobre todo, respetar para ser respetados.

No todo el mundo tiene que aceptar la homosexualidad o cualquier otra conducta sexual, es una verdadera utopía pensar así. Las religiones tienen derecho a no aceptar entre sus miembros a homosexuales, pero lo que si no tienen es derecho a juzgar a nadie, eso creo que según ellos le toca a Dios.

En fin, un proceso de debate y reflexión se avecina en Cuba; no es imponer, es llegar a un acuerdo pensando en el futuro nuestro y de nuestros hijos, es pensar en ayudar a solucionar lo que tanto daño hace, la intolerancia.

Y recordar que quien solo ve azul pierde otros colores.

9 comentarios sobre “Quien solo ve azul pierde otros colores

  • Estimado Jancel,
    Lo que no me gusta de todo este debate es que se cambien el concepto tradicional, mi concepto, el concepto de miles, por uno nuevo.
    Si los homosexuales quieren tener proteccion legal sobre su relacion pues que se cree una instancia juridica para tales propositos y se deja el matrimonio tal como está y todos contentos.
    Creo que se trata entonces de destruir la familia tal y como se conoce hoy, redefinirla.
    Te respeto a ti y a todos los homosexuales por son criatura de Dios al igual que los heterosexuales
    pero por qué condenarme si sigo diciendo que la homosexualidad es pecado, si tambien digo que ser ateo lo es y ser adultero lo es… eso es intolerancia tambien…

    Que pasará cuando alguien reclame el derecho de casarse con varias personas o animales o niños…
    tendremos una nueva modificacion de la constitución???

    Respuesta
  • Compadre, defendiendo la pedofilia y la zoofilia le esta haciendo un gran daño a la comunidad LGBT. Como decia Cantinflas : no me defiendas compadre

    Respuesta
    • yeyo para ser justos con jancel, fui yo quien defendió la zoofilia y el incesto y la poligamia, jamas la pedofilia.

      Respuesta
  • hola jancel. Me alegra mucho tu artículo.

    No tengo nada contra los pedófilos, cada cual se excita con lo que quiere dentro de lo que puede, pero tengo mucho en contra de cualquier relación adulto-menor pues los menores no tienen una voluntad madura aun, tampoco dejarle esa decisión a los padres, piensa en Yemen o en sociedades donde eso sucede, que horror.

    Lo de pararte frente al altar espero sea una figura retórica, la iglesia es una organización privada con normas especificas que hay que respetar si quieres pertener a ella, como mismo estoy en contra de que la iglesia imponga nada a los no cristianos, estoy en contra de imponerle nada a ellos en su ética o moral.

    Totalmente de acuerdo con cristiano, hay figuras legales que cubren esos derechos y no hay que cambiar el concepto de matrimonio tan querido por algunos y despreciado por mi.

    Por supuesto no creo q ningún LGTBI quiera destruir la familia como piensa cristiano, o la civilización occidental como piensa Javier, sencillamente quieren cambia las cosas y me parece perfecto mientras se haga con el consenso de todos pues no es un tema que afecte solo a la comunidad lgtbi.

    Respuesta
  • “Como activista LGBTI creo en la libertad de cada ser humano mientras no dañe a otros, en el caso de la pedofilia, si no se daña al menor, si la familia acepta y todo marcha bien, ¿Por qué no?”

    ¿En serio? ¿Pedofilia?

    Me llama la atención que cuando fue publicado el artículo de Repatriado los militantes gay que hay por aquí inmediatamente pidieron que fuera censurado, y, sin embargo, un llamado a la pedofilia es recibido con tanto silencio.

    Respuesta
    • Amigo Nostromo, el liberalismo nos lleva a cuestionar todo lo establecido, hay se aprueba el matrimonio igualitario, mañana otra aberración como la que usted menciona.

      Respuesta
      • Cristiano:

        Hay cosas que se me hacen difíciles aceptar, o “comprender”.

        Respuesta
    • Nostromono:

      No hice un llamado a la pedofilia, es un gravísimo error esa interpretación, para nada, sencillamente puse ese ejemplo como mismo pude haber mencionado la poligamia y otras prácticas sexuales, que repito para algunos siguen y seguirán siendo tan aberrantes como cuestionables y mientras para algunos no lo serán así.

      Quiero dejarte claro a ti, a Cristiano y a tantos otros que no hice un llamado a la pedofilia, para nada, y que la aceptación del matrimonio no será el fin de la familia, sino será el inició de una nueva etapa más inclusiva con los diferentes… Y porque se empiece con el matrimonio entre homosexuales, no quiere decir que acabe en el de una vaca y un hombre, pensar así es algo extremista y me atrevería a decir que un poco infantil, pero bueno mi objeto no es ofender a nadie, es sencillamente expresar lo que siento.

      Respuesta
      • Janciel:

        “Como activista LGBTI creo en la libertad de cada ser humano mientras no dañe a otros, en el caso de la pedofilia, si no se daña al menor, si la familia acepta y todo marcha bien, ¿Por qué no?”

        Esto, según tú, no debe ser interpretado como un llamado a legalizar o tolerar la pedofilia: “sencillamente puse ese ejemplo como mismo pude haber mencionado la poligamia y otras prácticas sexuales”.

        Pues escogiste pésimamente tus palabras, pero no te guíes por mí. Haz un estudio estadístico. Coge tu texto, enséñaselo a varias personas y después me cuentas qué interpretaron.

        Por cierto, ya podrían defender no sólo el “matrimonio igualitario”. Si el matrimonio no es entre hombre y mujer podría ni siquiera ser entre dos personas físicas, sino entre varias. Den el salto completo.

        Propuestas de este tipo deberían ser sometido a plebiscito, no codificadas en la ley por unos “iluminados”.

        Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.