Alianza Cívica insta a reanudar diálogo y liberar presos en Nicaragua

Por Gabriela Selser (dpa)

Miembros de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia en la rotonda Jean Paul Genie de Managua.  Foto: laprensa.com.ni

HAVANA TIMES – La opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia de Nicaragua instó hoy al presidente del país, Daniel Ortega, a reanudar el proceso de diálogo y anular los procesos penales contra centenares de manifestantes detenidos, considerados “presos políticos y de conciencia”.

En una proclama difundida hoy, la coalición que aglutina a estudiantes, empresarios y sociedad civil demandó la reinstalación del Diálogo Nacional con mediación de los obispos de la Conferencia Episcopal, que se inició el 16 de mayo y fue suspendido el 9 de julio.

“El diálogo está llamado a definir la convocatoria a elecciones generales anticipadas, libres, transparentes y competitivas, con observación nacional e internacional para que los nicaragüenses en un ambiente de paz y libertad podamos decidir quiénes deben gobernar el país”, señaló el texto.

Bajo el título “desde las calles acusamos a la dictadura”, los opositores pidieron sumar en el diálogo a “garantes internacionales” y dijeron que aceptarían al secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, o al Centro Carter de Estados Unidos.

“Pedimos reanudar el Diálogo Nacional porque es la única posibilidad de paz, justicia y desarrollo. Ortega está buscando reactivar un diálogo a su medida, para cambiar la agenda y las reglas del juego”, dijo a periodistas la abogada feminista Azahálea Solís, dirigente de la Alianza Cívica.

“Acusamos a la dictadura por las decenas de desaparecidos, cuyas familias buscan sin respuesta alguna. También (por) el uso de cárceles clandestinas y de la violencia sexual como mecanismo de tortura. Acusamos a la dictadura de Ortega y Murillo por asediar, intimidar, perseguir, reprimir, secuestrar y asesinar, haciendo uso de la Policía Nacional, de sus turbas, grupos de choque y fuerzas parapoliciales, jueces, fiscales y carceleros”, señaló la proclama.

Hoy simpatizantes del Gobierno atacaron a manifestantes en León. Foto Eddy López / laprensa.com.ni

Mientras, en León, en el occidente del país, activistas del Gobierno atacaron hoy con piedras y tubos de metal a una manifestación opositora de unas 40 personas que pedía la liberación de siete estudiantes detenidos, según informó la emisora “Radio Darío” de esa ciudad.

Según la emisora, son al menos cuatro los jóvenes secuestrados por paramilitares, uno de los cuales habría resultado herido. La versión no fue confirmada por el Gobierno ni la oposición.

Mientras tanto, la Policía detuvo a dos ex oficiales del Ejército y abrió acusación a varios “cuadros históricos” del gobernante Frente Sandinista, que ahora son disidentes y han apoyado las protestas contra Ortega, denunciaron fuentes opositoras en Managua.

El Frente Amplio por la Democracia (FAD) denunció que el coronel retirado del Ejército Carlos Brenes, de 63 años y coordinador del Movimiento de Retirados del Ejército, fue detenido este martes por militares al tratar de ingresar a Costa Rica por la frontera sur.

Brenes fue un comandante histórico de la guerrilla sandinista y combatió junto al comandante Camilo Ortega, fallecido en 1978 y hermano del actual presidente, en la lucha contra el dictador Anastasio Somoza (1967-1979).

El coronel en retiro Carlos Brenes fue secuestrado por el Ejército y luego entregado a la Policía. Foto: Cortesía a laprensa.com.ni

Brenes “fue secuestrado por luchar contra la dictadura de Ortega como luchó contra la de Somoza”, escribió en su cuenta de Facebook la también comandante guerrillera Dora María Téllez, dirigente del disidente Movimiento Renovador Sandinista (MRS).

Además de Brenes, el ex mayor del EPS Tomás Maldonado fue detenido por paramilitares y acusado de terrorismo, crimen organizado y otros delitos, informó Gonzalo Carrión, asesor legal del no gubernamental Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

Su esposa Julia Gutiérrez dijo que Maldonado fue amenazado tras negarse a participar en redadas de manifestantes opositores. Aseguró que se había convertido a la iglesia evangélica y acudía a las barricadas del sur del país a “orar por la paz”.

La acusación está radicada en el Séptimo Juzgado Penal de Audiencias de Managua y afecta también a otros ex militares y miembros del partido sandinista, acusados de cometer terrorismo pero que no han sido detenidos. Ni la Policía ni el Gobierno han emitido información sobre estas detenciones ni procesos judiciales.

Culpables en un juicio con muchas irregularidades. Foto. Orlando Miranda, elnuevodiario.com.ni

Por su parte, un juez de Managua declaró culpables a dos jóvenes detenidos y acusados por el asesinato del periodista Angel Gahona en la ciudad de Buefields (surcaribe) en abril pasado.

Gahona murió tras recibir un disparo por la espalda el 21 de abril pasado mientras cubría protestas cívicas en Bluefields. Tanto sus familiares como los de los acusados afirman que el periodista fue asesinado por policías.

Marlin Sierra, directora del no gubernamental Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), dijo a periodistas que hubo “graves anomalías” en el juicio. Familiares de Gahona aseguran que el crimen fue cometido por policías y no por los jóvenes acusados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.