El deterioro de un buen servicio de transporte

Miguel Sánchez

HAVANA TIMES – Hace ya un tiempo empezaron a funcionar en la capital del país los ómnibus ruteros que trabajan en cooperativa. Ese servicio ha sido acogido con agrado por la población, pues hace un recorrido largo por distintos lugares de la ciudad, alivia la situación del transporte urbano y tiene una buena frecuencia de tiempo entre uno y otro.

Además de estar bien organizado es muy cómodo, pues se admite solamente la cantidad de pasajeros que pueden ir sentados, o sea, los pasillos quedan libres para transitar.

Hasta hace muy poco todo estaba perfecto: asientos limpios, aire acondicionado, todo por un precio, que si bien no puede pagarse diariamente, tampoco es un asalto al bolsillo: 5 pesos.

Pero ahora ha surgido una situación que tiene a la gente molesta y ni los mismos choferes son capaces de responder. Por qué si el aire acondicionado ha dejado de funcionar siguen cobrando lo mismo. Ya no es igual, ahora hay que viajar con las ventanas abiertas, y el fuerte sol del verano encima, incómodos, sofocados.

En el último que subí para ir de Alamar al reparto Bahía tuve la puntería de sentarme del lado derecho, la parte donde daba el sol durante todo el viaje. Cuando iba a bajarme me acerqué al chofer y discretamente le pregunté: ¿no es posible bajar el precio si el servicio ya no es completo? ¿Es que no tienen arreglo los aires acondicionados?

Sin mirarme, la persona mayor que manejaba la guagua me respondió más bien amablemente: no te puedo contestar, la verdad es que no sé por qué no lo han bajado, esas cosas vienen de arriba y hay que esperar la orientación. Lo peor es que somos nosotros quienes damos la cara. Pero le digo, en algunos ómnibus los aires no están rotos, lo que pasa es que gastan mucho combustible y los choferes prefieren no encenderlo.

Ya había llegado a mi parada y, perturbado, no podía creer lo que me decía. Entonces, pregunté rápido mientras bajaba las escaleras: ¿yo estoy pagando por un aire acondicionado roto o por un aire acondicionado que al chofer no le da la gana de encender?

Esta vez no obtuve respuesta. Me bajé y vi cómo se alejaba el rutero con las ventanillas abiertas, y con él, la esperanza de un viaje más confortable.

——

Miguel Arias Sanchez

Miguel Arias Sánchez: Nací en Regla, en el año 1949. Allí hice mis estudios primarios y secundarios. Luego me incorporé a los cursos de maestros populares y ejercí varios años. Pasé el Servicio Militar y enseguida que me desmovilicé estudié, ya de manera oficial, el magisterio; después la Licenciatura en la Universidad de la Habana. Por casi veinte años ejercí en las aulas de la Habana. Luego tuve la suerte de viajar y conocer otra realidad. Regresé, y actualmente realizo distintas actividades por cuenta propia.

Un comentario sobre “El deterioro de un buen servicio de transporte

  • Un buen servicio de transporte y reconoce que no lo puede pagar todos los dias?. Usted de verdad no sabe lo que es “ un buen servicio de transporte”

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.