La rebelión cívica gana impulso en la costa caribeña nicaragüense

Por Laura Hobson Herlihy

El 5 de agosto de 2018: marcha organizada por Yatama en Bilwi, con la recién reconstruida estatua india en primer plano.

HAVANA TIMES – En los cinco meses que han transcurrido desde que comenzó la revolución cívica en Nicaragua, las fuerzas progubernamentales de Daniel Ortega han masacrado a más de 330 manifestantes, herido a más de dos mil  y hecho prisioneros  a varios cientos, muchos de los cuales han sido torturados y abusados ​​sexualmente.

Después de que el régimen de Ortega-Murillo aprobara una ley de terrorismo que permitía el enjuiciamiento de manifestantes pacíficos, bandas enmascaradas de paramilitares armados comenzaron a ir de casa en casa, cazando manifestantes que luego eran arrestados o simplemente llevados sin más información. Miles de nicaragüenses han huido a Costa Rica.

Esos hechos asombraron tanto al país como a la comunidad internacional. Los abusos de Ortega han sido ampliamente condenados por organizaciones internacionales de derechos humanos, incluida la OEA y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Un lugar donde vieron la nueva espiral descendente del Gobierno como “más de lo mismo” fue la región de la Costa Atlántica de Nicaragua, conocida oficialmente como las Regiones del Norte y Sur del Caribe Autónomo.

Viejo sombrero de represión del Gobierno de Ortega en la Región Autónoma del Caribe Norte (RACCN)

Los residentes nicaragüenses de la costa caribeña no se sorprendieron con la violenta represión del Estado sandinista y la política de mano dura contra los manifestantes de la oposición. Durante varios años, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) ha cometido abusos contra los derechos humanos de personas indígenas y afrodescendientes en la costa del Caribe.

Unos pocos notaron esos actos de injusticia, perpetrados contra los ciudadanos minoritarios más marginados de la nación. Ahora, todos están prestando atención porque los nacionales mestizos en el Pacífico, en Managua y ciudades cercanas como Masaya y León, fueron víctimas de abusos contra los derechos humanos por parte del Estado.

Después de romper su alianza con el Frente Sandinista en 2014, comenzaron los problemas para Yatama (Yapti Tasba Masraka Nanih Aslatakanka / Hijos de la Madre Tierra), la principal organización indígena y afrodescendiente en la costa del Caribe y un partido político activo.

Paramilitares del gobierno disparan en Bilwi contra jóvenes Miskitu después de las elecciones municipales del 5 de noviembre de 2017.

Yatama acusó al FSLN de robar las elecciones regionales de 2014, y de violar la Ley de Propiedad Comunal nicaragüense, al permitir que los colonos mestizos del Pacífico compraran tierras indígenas de manera ilegal. Entonces Yatama exigió la eliminación de los colonos y las industrias externas de los territorios indígenas. Eso trajo como resultado una ola de violencia para los miskitos en la Región Autónoma del Caribe Norte (RACN).

Los invasores mestizos de tierras agrícolas y ganaderas han asesinado con impunidad a más de 30 indígenas miskitos en Wangki Twi-Tasba Raya y otros territorios cercanos. Reflejando la actual lucha desigual en la costa del Pacífico, los colonos tienen armas militares automáticas, mientras que los miskitos empuñan arpones, machetes y rifles de caza de fabricación casera.  Para salvar sus vidas, tres mil refugiados miskitos huyeron a Honduras, y a las ciudades de Waspam y Bilwi, de RACCN, después de la violencia de 2015 por conflictos de tierras.

También en 2015, la legislatura controlada por el Frente Sandinista derrocó a Brooklyn Rivera de la Asamblea Nacional y lo despojó de su inmunidad. El líder mayoritario del FSLN intentó criminalizar a Rivera, el líder a largo plazo del pueblo miskito y fundador de Yatama, al acusarlo de ambas cosas: vender  tierras indígenas y promover la violencia.

Sus seguidores rechazaron las acusaciones y de forma desafiante votaron para que Rivera regresara a la asamblea legislativa en las elecciones generales de 2016, pero ningún otro candidato de Yatama ganó las elecciones.

Yatama realizó una marcha pacífica en Bilwi, la capital de RACCN, para protestar contra las irregularidades en las votaciones del FSLN. La progubernamental policía antidisturbios (antimotines) atacó la marcha con balas de goma y gases lacrimógenos y las turbas sandinistas (multitudes juveniles) saquearon tiendas. El gobierno de RACCN negó la responsabilidad y culpó a Yatama por la violencia. Un centenar de policías antidisturbios llegaron casi inmediatamente desde Managua, y Bilwi se militarizó de la noche a la mañana.

La represión del Frente Sandinista de Liberación Nacional contra Yatama se intensificó en las elecciones municipales de noviembre de 2017. Cuando la última  perdió el control de sus municipios restantes en RACN y RACS, una vez más marcharon en protesta y acusaron al FSLN de fraude electoral.

Las brigadas antidisturbios y las turbas sandinistas, respaldadas por la policía, atacaron a los manifestantes de Yatama con un poderío desproporcionado. Luego las fuerzas progubernamentales incendiaron hasta las cenizas las oficinas centrales de Yatama y Yapti Tasba y su estación de radio comunitaria; izaron la bandera sandinista en lo alto de la torre de radio de Yatama; derribaron la simbólica estatua india en el centro de la ciudad; igualmente, y sin éxito, intentaron detener, e incluso matar, a Rivera, luego bombardearon su casa con gas lacrimógeno.

Los medios progubernamentales comenzaron a perseguir a los manifestantes de Yatama, llamándolos criminales. En los días que siguieron, la policía persiguió y arrestó a los manifestantes. Alrededor de un centenar de prisioneros políticos de Yatama fueron detenidos en la cárcel de Bilwi durante dos meses. El régimen de Ortega-Murillo también ha utilizado esas tácticas contra los manifestantes de la oposición en la costa del Pacífico. La defensora de los derechos indígenas, Courtney Parker, comentó: “Nadie creyó cuán mala era la represión estatal en la costa caribeña, hasta que fue mala en todas partes [en Nicaragua]”.

Yatama en la Revolución Cívica: del silencio a la participación plena

La revolución cívica en la costa del Pacífico comenzó el 19 de abril. Inicialmente Yatama anunció su apoyo al Movimiento 19 de Abril, pero luego se tranquilizó durante dos meses, mientras el Estado desató el terror en el lado Pacífico del país.

Permaneciendo en silencio, los líderes de Yatama sabían que los sandinistas aún disfrutaban del apoyo popular en la costa, debido a la pobreza y el clientelismo. Solo los sandinistas fueron contratados para trabajos o tenían derecho a obtener cerdos, pollos y láminas (techos de metal) que el Gobierno entregó a los pobres.

Qué irónico que gran parte del país se haya vuelto contra Ortega, pero que las regiones del Atlántico, un sitio de resistencia a Ortega durante la Guerra Contra respaldada por Estados Unidos, parecían no estar involucradas con las protestas.

Yatama finalmente organizó una marcha el 14 de junio, en Bilwi, la capital de RACN, para buscar justicia para los nicaragüenses que han sido asesinados por el Gobierno represivo y para pedir la democracia en el país.

De manera previsible, se produjeron enfrentamientos entre los miembros de Yatama y las multitudes sandinistas: tres fueron asesinados y los negocios saqueados. Después, el Frente Sandinista de Liberación Nacional aumentó su represión contra Yatama. Fuentes de medios locales del FSLN llamaron a los líderes de Yatama “asesinos”. Operarios anónimos del Frente Sandinista amenazaron con matar a los líderes de Yatama y quemar sus hogares.

El 15 de junio, la directora de Yatama, Elizabeth Henríquez, apareció en la estación de noticias nacional 100% Noticias y emitió un video de la marcha del 14 de junio, que resultó ser un cambio de juego. El audiovisual mostraba a un oficial del Gobierno sandinista de RACN con una pistola de mano disparando contra una multitud de jóvenes de Yatama.

Una vez que los residentes de Bilwi se dieron cuenta de que los sandinistas eran responsables de la violencia, el Gobierno detuvo su represión. En Bilwi tuvo lugar una serie de pacíficas marchas dirigidas por Yatama, incluida una que pedía la liberación de los presos políticos detenidos en las cárceles de Nicaragua.

Durante el mes de julio, conversé en dos ocasiones por teléfono con Brooklyn Rivera. Primero lo entrevisté el 16 de julio

Brooklyn Rivera habla en el idioma miskitu en la casa reconstruida de Yatama, antes de una marcha en Bilwi.

LH: ¿Qué le sorprende de las protestas de Nicaragua?

BR: La resistencia de la lucha (tres meses) y la perseverancia de la unidad de los diferentes grupos en la Alianza Cívica.

LH: ¿Por qué un pueblo indígena debería luchar en un movimiento nacional?

BR: Somos parte del país, también parte del sufrimiento de la gente y estamos comprometidos con el cambio social en la nación.

LH: ¿Qué planes futuros tiene Yatama con la Alianza Cívica?

BR: Yatama es independiente de la Alianza Cívica, pero tenemos cierto nivel de comunicación. Por ahora, no poseemos planes para el futuro con la Alianza.

Hablé con Brooklyn Rivera nuevamente el sábado 21 de julio

LH: ¿Cuáles son sus pérdidas humanas?

BR: Dentro de la RACN [Región Autónoma del Norte del Caribe], se han perdido ocho vidas, y 10 fueron arrestados desde que comenzaron las protestas en Nicaragua.

LH: ¿Qué hay de la justicia para los más de 30 miskitus asesinados por colonos armados?

BR: Los grupos de derechos humanos solo investigan los homicidios relacionados con el levantamiento cívico.

LH: Pero, ¿no considera usted que los invasores de tierras armadas son los paramilitares de Ortega?

BR: Sí, por supuesto. Pero, tenemos que buscar el momento adecuado, ya que ahora están priorizando el levantamiento nacional.

LH: ¿Qué quiere decir sobre el arresto del líder campesino anticanal, Medardo Mairena?

BR: El arresto de Mairena es ilegal y está lleno de mentiras y falsas acusaciones. El Gobierno está tratando de aterrorizar a los campesinos y a los líderes de la Alianza Cívica.

LH: ¿Teme que lo arresten como a Mairena?

BR: Como sabes, soy un legislador. Tengo inmunidad legal, eso significa que tengo cierto nivel de protección contra ser arrestado o juzgado.

LH: ¿Qué le dirías a tu gente si quisieran pelear?

BR: La guerra no es la alternativa para este momento.

Para el momento en que tuvo lugar la marcha en Bilwi, el domingo 19 de agosto, Yatama había articulado por completo  su posición en la revolución cívica como pueblo indígena. La prensa informó que Yatama exigió justicia para los nicaragüenses asesinados por los invasores de tierra en sus territorios indígenas y para una verdadera autonomía en la costa del Caribe.

Pidieron a Ortega que cumpliera con la decisión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de que el Estado nicaragüense debe respetar el derecho de las comunidades indígenas a elegir a sus representantes a través de elecciones, libres de los partidos políticos nacionales.

Yatama también propuso posponer las elecciones regionales programadas en las regiones autónomas, debido a un corrupto Consejo Supremo Electoral (CSE) y abogó para elecciones generales anticipadas en Nicaragua. Dado que Ortega no dio muestras de estar de acuerdo con las elecciones anticipadas, Yatama luego anunció que no participarían en las elecciones regionales de marzo de 2019.

La Región Autónoma del Caribe Sur (RACS) – parte de la Alianza Cívica

Las relaciones empeoraron entre los residentes de los RACS y el Estado sandinista, en 2013, cuando el Cuerpo Legislativo nacional, controlado por el Frente Sandinista, aprobó la Ley del Canal (Ley 840), la cual permitía la construcción de un canal interoceánico a través de Nicaragua.

George Henríquez, presentador de radio, representante del Gobierno público Kriol y líder del Movimiento Costeño Autoconvocado.

Además, la Ley del Canal le permitió a un magnate chino una concesión prácticamente ilimitada para usurpar las tierras necesarias para el canal de narras. Dicha ley proponía que el 52% de la ruta del canal interoceánico atravesaría territorios indígenas y afrodescendientes en la Región Autónoma del Caribe Sur (RACS).

Los pueblos Rama y Kriol, en RACS, se unieron al movimiento campesino más grande contra el canal, para protestar contra la Ley del Canal, la cual violaba la Ley 169 de la Organización Internacional del Trabajo, con respecto al consentimiento libre, previo e informado para la autodeterminación, participación y decisión para personas indígenas y afrodescendientes.

La CIDH, un brazo independiente de la OEA, abrió recientemente el caso para escuchar las demandas del pueblo Kriol y Rama contra el Gobierno sandinista.

A principios de abril de 2018, antes del levantamiento general, las protestas estudiantiles en Managua estallaron por la lenta reacción del Gobierno ante el masivo incendio forestal en la reserva Indio Maíz, una gran reserva de bosque lluvioso cerca de RACS y de la frontera con Costa Rica.

Con gritos de racismo ambiental, los residentes en Bluefields igualmente protestaron por el mal manejo del fuego por parte del Gobierno. Las protestas por las reformas de la Seguridad Social se produjeron dos semanas más tarde en Bluefields y el reportero local Ángel Gahona fue asesinado por una herida de bala en la cabeza. Dos jóvenes Kriol: Brandon Lovo y Glen Esley fueron falsamente acusados ​​y arrestados por el asesinato de Gahona. Más marchas siguieron.

Hablé con George Henríquez, presentador de un programa de radio y líder político de Kriol, el domingo 8 de julio. Henríquez explicó: “El movimiento que ayudo a dirigir, el Movimiento Costeño Autoconvocado (MCA), es parte de la Alianza Cívica”. Continuó, ” El MCA ha organizado las marchas en Bluefields, más recientemente el 7 y 8 de julio”.

La marcha de la MCA, el sábado 14 de julio, para exigir justicia para los manifestantes muertos y la renuncia de Daniel Ortega, fue recibida con violencia por simpatizantes progubernamentales. Henríquez dijo a través del Facebook Messenger: “Nosotros, los costeros, también exigimos la liberación de cinco jóvenes costeños detenidos injustamente en las cárceles. El que fue hecho prisionero más recientemente fue Corby Hodgson, de Tasbapauni (RACS), porque apoyó el capítulo de Managua de la MCA “.

El 16 de julio, los líderes afrodescendientes Kriol: Nora Newball, Dolene Miller y George Henríquez, los líderes electos del gobierno público en Bluefields, lanzaron un video exigiendo el fin de la violencia y de los asesinatos genocidas en Nicaragua, y especialmente en la costa del Caribe.

Recientemente, Henríquez informó que las marchas organizadas por MCA en Bluefields contaron con un apoyo creciente y una amplia participación de diversos grupos sociales. A pesar de que Corby Hodgson fue liberado, a finales de agosto el sistema judicial nicaragüense encontró injustamente a Brandon Lovo y Glen Esley culpables de asesinar a Gahona.

Aún controlados completamente por los gobiernos regionales y municipales del Frente Sandinista de Liberación Nacional, RACN y RACS permanecen tranquilos actualmente. Sin embargo, una pregunta obvia persiste. Si el movimiento de resistencia en la costa sigue ganando impulso, ¿se alzará una nueva generación de luchadores miskitos para ayudar a derrocar a su rival de la década de 1980, Daniel Ortega, y a los sandinistas?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.