Mas sobre la educación gratuita en Cuba

Por Repatriado

Estudiantes de secundaria.

HAVANA TIMES – Aunque suene feo decirlo, mi esposa y yo estábamos contando los días para que comenzaran las clases. Casi tres meses de vacaciones con dos pequeños revoltosos en casa es verdaderamente agotador, además de que el gasto de ofrecerles unas vacaciones más o menos amenas es un estrés para nuestra economía.

Pero el inicio de curso no nos ha deparado la tranquilidad que esperábamos.

El varón que ha pasado para 5to grado comenzó sin aula, la que ocupaban el año anterior no es suficientemente grande para albergar la matrícula nueva, así que están dando clases en un pasillo de la escuela “hasta que aparezca una solución”, según informan.

Pero eso es anecdótico comparado con el comienzo de la pequeña que acaba de incorporarse a preescolar.

Como la maestra del curso pasado fue acusada en varias cartas anónimas por maltratar físicamente a los niños, este año ya no estará frente a un grupo, pasó a ser directora de un círculo infantil.

El día de inicio del periodo lectivo nos presentaron a la que sería la nueva maestra de preescolar, una señora de unos 60 años, quien se presentó especificando cuán revolucionaria es y cuánto le debía, como mujer negra, a la Revolución y a Fidel.

Mi esposa y yo obviamos cualquier adoctrinamiento ideológico, pues eso es materia transversal en toda la educación y no podemos luchar contra molinos, pero estábamos satisfechos de ver que la profe nueva era una persona con experiencia.

Al otro día nos enteramos de que la profesora más revolucionaria ya no estaría en preescolar, se había ido de la escuela y las clases las iba a asumir la auxiliar, muchacha jovencísima que conocemos de aquí mismo del barrio, quien para nada está cualificada para enseñar, mucho menos educar ¿pero qué podemos hacer?

Como ven, el estrés no descendió con el inicio del curso, pero pensarán, la educación en Cuba es gratuita, así que al menos la hemorragia financiera se detuvo. Error.

Para comenzar, la directora, con quien mantenemos las mejores relaciones llevándole regalitos siempre que podemos, muy sonriente me pidió le pasara saldo, pues tenía el celular “seco”; esos 5 CUC me garantizan el acceso para poder plantearle cualquier necesidad de los niños.

Ahora calculemos la gratuidad educativa.

Para el niño: clases de Inglés, pues la escuela nunca ha tenido profesor de idioma, cuestan 12 mensuales; de Educación Artística -en el centro no tienen profesor- 4 mensuales; de Deporte, pues tampoco hay profesor de Educación Física, 12.

La niña hemos decidido no darle aún idioma y así ahorramos algo, pero está en baile, 8 mensuales, y practica, además, natación, pues es asmática, 25 mensuales que pagamos en una pequeña piscina privada, única opción existente a nuestro alcance.

Los niños permanecen en la escuela de 8 am a 4:20 pm, durante ese tiempo solo le dan un almuerzo que suele consistir en arroz blanco, algún frijol y un pedazo de pan, todo con un gusto y presentación horrible, además de escasa cantidad. Es obligación, entonces, enviarles merienda y refuerzo proteico para el almuerzo, para ambos eso es aproximadamente 35 mensuales.

Sumando, la educación gratuita de nuestros pequeños nos cuesta 96 cuc, unos 100 USD mensuales.

Teniendo en cuenta el costo absurdo que la educación, sobre todo la superior, tiene en algunos países, 100 USD mensuales por nuestros niños debería causar risa, pero considerando que mi esposa, médico especialista, tiene un salario de 54 USD mensuales, se le quitan a uno las ganas de reír.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.