Siguen arrestos de jóvenes y farsa judicial en Nicaragua

ante preocupación de ONU y OEA

Por Gabriela Selser (dpa)

Daniel Ortega y su yerno Francisco Diaz, el nuevo jefe de la Policia Nacional de Nicaragua.  Foto: el19digital.com

HAVANA TIMES – La Fiscalía de Nicaragua presentó hoy acusación formal contra el líder universitario Edwin Carcache y otros cuatro estudiantes detenidos la semana pasada por participar en protestas contra el Gobierno, informaron fuentes judiciales.

Carcache y el grupo de detenidos fueron presentados en una primera audiencia ante el juez Henry Morales, titular del Sexto Distrito Penal de Audiencia de Managua.

El líder estudiantil de 22 años fue arrestado el pasado 4 de septiembre, dos días después de participar en una marcha opositora que concluyó con el incendio de una patrulla policial.

Carcache es acusado de ocho delitos como terrorismo, robo agravado, portación ilegal de armas, tentativa de homicidio e incendio. Su padre presentó un recurso de exhibición personal por detención ilegal.

Edwin Carcache es miembro de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, integrada por estudiantes, empresarios y sociedad civil que participaron en un diálogo con el Gobierno de Daniel Ortega para intentar resolver la crisis que estalló en abril pasado.

El conflicto comenzó con una protesta estudiantil a mediados de abril y se agravó tras la violenta acción de la Policía y paramilitares, que dejó más de 300 muertos y 2.000 heridos, según ONGs de derechos humanos. El Gobierno contabiliza 198 muertos.

La estudiante de medicina belga-nicaraguense Amaya Eva Coppens.  Foto de archivo: Eddy López, laprensa.com.ni

Mientras, la Alianza Cívica exigió al Gobierno la excarcelación de la universitaria Amaya Eva Coppens, una estudiante de medicina de nacionalidad belga y nicaragüense, detenida el lunes por la Policía en la ciudad de León, al noroeste de la capital.

La mañana de este martes, estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) y médicos despedidos del hospital de León se manifestaron para exigir la excarcelación de Coppens y de los líderes estudiantiles Byron Estrada, Luis Quiroz y Cristopher Nairobi Olivas, detenidos el pasado 25 de agosto.

“Queremos libertad para nuestros presos políticos, libertad, libertad, libertad”, gritaron los manifestantes frente al centro hospitalario, que fue rodeado por policías y simpatizantes del Gobierno.

La coalición opositora confirmó también el arresto del líder estudiantil Yubrank Suazo, detenido también el lunes en Chinandega (noroeste) y llevado a El Chipote, el temido cárcel de interrogaciones, en Managua.

Mientras, en Ginebra, países de América y Europa expresaron conjuntamente a la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos (OACNUDH), Michelle Bachelet, su “profunda preocupación” por la crisis que vive Nicaragua.

Durante el 39º periodo de sesiones del Consejo de Derechos Humanos que se realiza en Ginebra hasta 28 de septiembre, el embajador de Argentina ante los organismos internacionales en esa ciudad suiza, Carlos Foradori, leyó el texto en el que 34 naciones instaron al Gobierno a retomar el diálogo.

“Exigimos el cese inmediato del uso desproporcionado de la fuerza, los asesinatos extrajudiciales, las desapariciones forzadas, las detenciones ilegales y arbitrarias, la negación del acceso a servicios médicos, la violación a las libertades de asociación y expresión pacíficas, la criminalización de defensores de los derechos humanos, periodistas, estudiantes y manifestantes”, indicó.

Asimismo, los países entre los que figuran Canadá, Brasil, España, Portugal, Alemania, Colombia, Estados Unidos y Costa Rica rechazaron la expulsión hace 11 días de los miembros de la OACNUDH de Nicaragua y la consideraron un “retroceso en los esfuerzos para salir de la crisis”.

La semana pasada, el Consejo de Seguridad de la ONU habló por primera vez sobre la situación del país centroamericano, en donde persisten sin freno las detenciones a estudiantes y líderes sociales.

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, habla ante el Consejo de Derechos Humanos el 10 de septiembre de 2018. Foto: ONU

Además, Bachelet deploró en la apertura del Consejo el lunes “las graves violaciones de los derechos humanos documentadas” en Venezuela y Nicaragua, y dijo que en este último país “aumenta exponencialmente el número de personas que huyen” a causa del conflicto.

Para mañana miércoles está prevista en Washington una nueva sesión del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) para abordar la situación de Nicaragua.

La presidenta del Consejo, Rita Hernández, anunció que la sesión se realizará a petición de la misión permanente de Canadá y en nombre del Grupo de Trabajo que se creó en junio para dar seguimiento a la crisis nicaragüense.

El fin de semana, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, llamó a la comunidad internacional a “asfixiar a la dictadura que se viene instalando” en Nicaragua desde que estallaron las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega.

Hace poco más de una semana, la OEA condenó enérgicamente en un comunicado “los actos de violencia, represión, violación de derechos humanos y abusos contra la población nicaragüense, así como la persecución selectiva y las detenciones arbitrarias”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.